Jueves, 14 de Diciembre de 2017 Actualizado: 01:47 h.
Buscar

El pueblo francés se vuelca a las calles para rechazar la reforma laboral de Macron

La primera huelga para rechazar el decreto del mandatario ha terminado en violentos enfrentamientos entre los protestantes y la policía. La revuelta ha dejado al menos tres personas detenidas y un herido.

Emmanuel Macron enfrenta su primera gran crisis al frente de la nación francesa. Este martes, millones de ciudadanos se han congregado en las calles de distintas ciudades de Francia para expresar su contundente rechazo a la reforma laboral promovida por el mandatario. Las manifestaciones se tornaron violentas y el final de la jornada estuvo enmarcado por fuertes enfrentamientos entre los protestantes y la Policía.

Según han informado reportes de las autoridades locales, las huelgas comenzaron en la plaza de la Bastilla, en París, donde alrededor de 60.000 personas, como ha indicado la Confederación General de Trabajadores (CGT), principal sindicato convocante (24.000 según la Policía), se reunieron para protestar contra la orden del Ejecutivo francés que pretende flexibilizar el mercado laboral. La situación se salió de control cuando unos encapuchados se enfrentaron con piedras a unidades antidisturbios de la Policía, que respondió al ataque con gases lacrimógenos y cañones de agua.

 

 

 

La revuelta ha dejado al menos tres personas detenidas, según ha informado el canal de televisión francés BFM TV, que ha añadido además que uno de los manifestantes resulto herido y ha tenido que ser trasladado al hospital para recibir atención médica. Asimismo, los reportes indican que con las huelgas los sectores que han terminado más afectados han sido los de transporte: aéreo, la línea de trenes y los servicios por carretera. Las ciudades más perjudicadas en ese sentido han sido Lyon, Marsella, Montpellier, Niza y París. Mientras tanto, Macron, asediado e impopular en el país, había tomado un avión para volar al territorio francés de San Martín, en las Antillas, devastado por la estela del huracán Irma.

Por su parte, los sindicatos franceses han dejado claro que esta es solo la primera huelga convocada para frenar la reforma laboral impulsada por el presidente, que entre otras cuestiones, tiene como principal fin "responder a las exigencias de las grandes empresas y de la patronal francesa Medef", según ha sostenido Philippe Martínez, el secretario general de la CGT. A juicio de los trabajadores, el nuevo Código del Trabajo significa un retroceso en materia de derecho del trabajo y un golpe al estado social.

 

 

 

 

 

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.