Martes, 19 de Junio de 2018 Actualizado: 01:53 h.
Buscar

Lo mejor de Nueva York: 5 visitas imprescindibles

La proliferación de vuelos directos a bajo coste, la facilidad para entrar en el país y la caída del valor del dólar han convertido a los Estados Unidos en general y a Nueva York en particular en uno de los destinos preferidos por los viajeros españoles

Cada vez son más los españoles que se deciden a cruzar el charco y saltar a la Gran Manzana. Desde Madrid, Barcelona y Málaga, podemos encontrar vuelos directos a Nueva York, que, disponiendo de cierta flexibilidad y reservando con suficiente antelación, no suelen superar los 400 € ida y vuelta. Un precio impensable hasta no hace mucho, que ha acercado la ciudad a toda clase de visitantes, desde viajeros de lujo a mochileros.

La devaluación del dólar también ha favorecido notablemente a aquellos que viajan con el presupuesto más ajustado, abaratando notablemente los costes.

También el hecho de que los requisitos para viajar a Estados Unidos sin visado sean muy fáciles de cumplir para los ciudadanos españoles, pudiendo hacerlo en la mayoría de los casos solicitando la autorización de viaje ESTA online cómodamente desde su casa en muy pocos minutos.

Una vez pisado suelo americano, Nueva York sorprende al viajero con su magnitud. Para los primerizos o para los que disponen de poco tiempo a veces es difícil elegir qué hacer y qué visitar en una ciudad tan grande. Las posibilidades son inmensas, pero hemos seleccionado las cinco que nadie debería perderse:

Contemplar la ciudad desde lo alto de un rascacielos

Nueva York recibe al visitante con su skyline plagado de rascacielos y nadie debe irse de la ciudad sin haberse subido al mirador de alguno de ellos. Los tres más altos y más conocidos son el Empire State, el Top of the Rock y el One World Trade Center. ¿Por cual decidirse? Es tarea ardua y cada uno tiene su opinión personal. Si se dispone de tiempo, lo mejor es subir a los tres. Si solo se puede elegir uno, nosotros recomendamos Top of the Rock, sus vistas son impresionantes.

La Estatua de la Libertad

Situada al sur de Manhattan, fue un regalo del pueblo francés. En 1986 fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO:

Se puede ver gratis tomando el Staten Island Ferry que sale de Battery Park, muy cerca de Wall Street.

También hay excursiones organizadas desde ese mismo muelle, que permiten ver la Estatua de la Libertad más de cerca e incluso entrar en ella. En ese caso es muy importante reservar con  suficiente  antelación, ya que las plazas son limitadas y se agotan muy rápido.

Central Park y la Quinta Avenida

Central Park es el parque urbano más grande de Nueva York y uno de los más grandes del mundo. Cuenta con más de 4 kilómetros de largo y 800 metros de ancho y es uno de los lugares preferidos por los neoyorkinos para pasear o hacer deporte. En su interior podemos encontrar lagos, monumentos y hasta un zoo.

Se puede acabar el paseo en la Quinta Avenida, la calle de compras por antonomasia, donde se encuentran las tiendas más exclusivas, como Gucci, Versace o Tiffany. También tiendas de alta tecnología como Apple, deportes, como la tienda NBA o marcas internacionales de moda más accesibles como Zara o H&M.

Visitar un museo (o varios)

En Nueva York se encuentran algunos de los museos más famosos del mundo, como el MoMA (Museo de Arte Moderno), el MET (Museo de Arte Metropolitano) o el Guggenheim. Visitar al menos alguno de ellos es imprescindible. El precio de la entrada es de 25 USD, pero se puede ahorrar bastante dinero con alguna de las tarjetas turísticas que se hay en el mercado, como la New York Pass, la City Pass o la Explorer Pass. A la hora de decantarse por una o por otra, hay que tener en cuenta los días que se van a pasar en la ciudad y la cantidad de atracciones a visitar.

Times Square

Imprescindible de todos los imprescindibles. Nadie puede irse de Nueva York sin pasar por Times Square, con sus luces multicolores y su ritmo desenfrenado. Músicos callejeros, algunos de lo más original, la famosa bola de Año Nuevo, los musicales más famosos de Broadway o los restaurantes más originales… todo tiene cabida en la plaza más famosa de la Gran Manzana.

Estas  cinco recomendaciones son solo el principio. Nueva York es una ciudad para perderse, para disfrutar de cada minuto, para descubrir algo nuevo a la vuelta de cada esquina...una ciudad para volver.